Tía Keko


María o Tía Keko (como todo el mundo la conoce) descubrió la pasta de seda por casualidad y hace dos años decidió montar esta marca, en la que se juntan dos cosas que le apasionan: manualidades con pasta de seda y niños.

Con este material da forma a todo tipo de chuches como palomitas de maíz, galletas Oreo, ositos de gominola, y los aplica a imanes, colgantes, pendientes… y todo lo que se le ocurre. Una ventaja de esta pasta de seda es que es muy resistente y aguanta todos los golpes de los niños teniendo cuidado de que no esté en contacto con agua.

La encontrarás rodeada de niños en mercadillos y también en talleres infantiles en bodas, cumpleaños, etc.