Green Art Minijardines


Hace poco tiempo que Sandra decidió reinventarse y dedicarse a crear estos deliciosos mini jardines. Llegó a este mundo por casualidad después de haber trabajado en otros sectores, y desde entonces, se ha plantado. Quizás sea por el cariño con los que los hace o porque necesitan muy pocos cuidados, el caso es que son todo un éxito entre amantes de las plantas y de la decoración.

Los realiza ella misma en muchos tamaños y de dos tipos diferentes: los que están abiertos y hay que regar como una planta normal y los que sólo necesitan ser regados dos veces al año porque mantienen un ecosistema hermético al estar cerrados, ideales para personas a las que no se le dan muy bien las plantas.

Cualquiera de ellos son un regalo perfecto, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño de la mayoría de las casas, y son más bonitos todavía si Sandra les da el toque final iluminándolos con sutiles leds.